El reino de las emociones

La ilusión; término pobre para tan macabro concepto, por su causa la ficción puede generar lo irreal. La percepción no es más que un dimorfismo recurrente entre nuestro consciente y el entorno.

La humanidad ha tornado su voluntad desde hace centurias al sentir, el vivir se ha confundido con buscar alteraciones emocionales durante el perecedero paso en este planeta. Luego de guerras por la emoción del poder, finalmente las masas tienen al alcance de sus sentidos e ideas todos los recursos para sentir, pudiendo así sufrir, odiar, sorprenderse, amar, cualesquier emoción primaria o compleja en un parpadeo. ¿En qué se diferenciaría entonces la persona de un animal, si en ambos la energía y su voluntad se centran únicamente en dotarse de aquella necesidad?.

La moralidad y la ética, reglas básicas de propósito tan leve, no han ejercido su fin, ergo, este ser “complejo” solo ha usado todo su potencial para volverse un animal, pero con la habilidad de traer emociones cerca de su habitad sin peligros reales, todo solamente ficticio. Parques de diversiones, películas de ficción, métodos de emociones extremas, deportes transmitidos en un cuadrado, el desmedido marketing del sexo, los lugares para flirtear, químicos para sentir (unos permitidos, otros no), todos han sido creados para la emoción del ser. Si la ironía requiere una máxima, esa sería la historia misma de la humanidad.

Pocos buscan en medio del reino de las emociones la lucidez y el pensamiento abstracto. Ya poco queda de los humanos, mucho de zotes que pasan lustros sintiendo. Esa es la razón porque si este mundo se va a la mierda, la gran mayoría lo mirará por TV.

Comments

Popular posts from this blog

Approach to knowledge building through debate during the age of information

We all die in doubt

Fear and life goals