Carta para locos


Varios años han pasado desde el inicio de este blog. Con seguridad durante ese tiempo han llegado a mi muchas teorías de lo universal, además he pasado por varios estados emocionales, de los cuales algunos ni siquiera percibía, simplemente estos generaban toda la percepción  de la realidad... mis juicios, emociones, sensaciones y en general la forma de asimilar y ver el absoluto estaban basados conforme a esa estela de entendimiento. Así era difícil comprender las experiencias e incluso forma de pensar de otros, pues me encontraba enceguecido por mis propios credos.

En un inicio, he buscado un sentido a la vida leyendo cuanto he podido respecto a filosofía, psicología, antropología e incluso metafísica, porque siempre hubo una necesidad de mantenerme curioso y crítico, sobre todo a la costumbre y al método de vivir indicado para las masas.

Curiosamente esa búsqueda externa y la vida terminaron llevándome a buscar un camino interno, revisar que pasaba dentro de mi respecto a emociones, alegrías y tristezas; pero sobre todo a la ira y al odio, que emergían intempestivamente cuando menos lo creía necesario. Es verdad que la ira y sus derivaciones son un simple reflejo de lo que no aceptamos o afecta nuestro sentido de existencia.

Después de varias búsquedas y fracasos tuve la suerte de encontrar a alguien que supo acompañar esa búsqueda con paciencia, tiempo, cariño y sobre todo mucho amor, puesto que ese sentimiento es fundamental para poder ayudar a otros. Pasaron más de tres años de análisis y entendimiento de las causas raíces de varios comportamientos, que demostraban una limitada percepción del todo. Mi camino no tendría lucidez sin ese ser de luz que acompañó y guió mi búsqueda. No hay palabras para expresar mi agradecimiento a esa persona por toda su ayuda.

Semana a semana, intentaba aplicar lo aprendido en la vida diaria, luchando contra mi costumbre y mi forma de percibir el mundo, tratando de mantenerme lúcido y no permitir que mis emociones dominen mi pensar. Ese método cambió poco a poco mi limitada percepción, cambiando la ira y el odio por tranquilidad y paz interior. Ahora entiendo que la ira es una enfermedad de la cual padecen muchos pero pocos están dispuestos a eliminar. Se piensa que la molestia es necesaria para sobrevivir, incluso muchas familias y el entorno indican eso como norma, pero la realidad es otra y está destinada para los pocos seres que quieren entender la verdad.

Contrariamente a lo que supuse, el ampliar mi cosmovisión no ayudó a mantenerme feliz dentro del mundo y sus normas, sino más bien hizo que percibiera su falta de sentido; pude comprender como la mayoría de seres viven ensimismados día a día producto de su limitada visión dentro de ese sistema. La espiritualidad ha sido mermada y reemplazada por apegos de todo tipo, generando humanos con necesidades y deseos mundanos, con codicia y aspiraciones materiales sin sentido alguno, produciendo entes que viven el ciclo de la vida sin ningún valor agregado, sólo para tener dinero y gastarlo en cosas sin verdadero valor. Esa verdad se dice muchas veces entre líneas, en pequeños mensajes dentro del Internet u otro medio de comunicar cosas, pero se disuelven fácilmente en medio del aparato mediático del sistema.

No es difícil ver que el mundo no está conducido a buscar una sociedad más justa y equitativa, con más paz y felicidad en su gente. La sociedad está enfocada a tener gente trabajando, gastando su tiempo por tener dinero y tratar de ser ricos, siguiendo a ídolos de todo tipo por su fama, la cuál en la realidad les llevó en su mayoría a suicidarse y perder el sentido de la existencia.

No faltan estereotipos de hombres llenos de mujeres y ebrios de droga y poder, a la vez que mujeres súper sensuales con miles de hombres a sus pies. El colectivo se ha vuelto tonto y en un grado increíble, para no entender que no hay una búsqueda de la felicidad en la gente que toma decisiones sobre la mayoría. Independiente de la moral que todos tengamos y cuan liberales nos creamos, siendo objetivos no cuesta ver que únicamente les importa brindar pasatiempos al colectivo, haciendo que se gasten pensando en cualquier cosa y menos en si mismos. Ahora la gente necesita hobbies, porque no soporta estar consigo mismos.

El aparato educativo está hecho para enseñarnos cosas que nunca vamos a aplicar en nuestra vida, y el conocimiento milenario de miles de humanos que han buscado el camino real de la humanidad, se encuentra empolvado en las librerías y se irá perdiendo poco a poco, mientras nos sentamos frente a un cuadrado a que nos enseñen como supuestamente ha sido, es y deberá ser el mundo.

He regresado a la escritura, esperando encontrar a esos pocos que sienten lo mismo que yo, con un pensamiento crítico pero a la vez lógico y sin barreras, pudiendo así generar un raciocinio epistemológico juntos, en este mundo lleno de ilusiones e ilusionados...


Comments

Popular posts from this blog

Approach to knowledge building through debate during the age of information

We all die in doubt

Fear and life goals