Añorando al estilo de un Troll



El circo de la vida sigue a paso normal, imperturbable y apático continua su paso, jalando mi existencia que últimamente no le puede seguir el ritmo. Y es que por increíble que parezca, mi vida ha cambiado de forma total; se han transfigurado todos los actores y ha variado el contexto, pero todo bajo el mismo deslucido escenario, el cual no ha permutado y se mantiene indemne con una sarcástica solidez, haciéndome creer que mis esfuerzos por alterarlo no pueden inmutar su gigante disposición en mi realidad. 

Con mis exiguos intentos de cambiar el entorno mediante punzantes reacciones, se han apartado seres que me desgastaban; con los que divagaba sin querer en su cáscara efímera que mantienen como realidad a punta de un cinismo enfermizo. Doy gracias por aquello.

Ahora, a pesar de que el tablado no se turbe y me tenga aferrado, este ser estepario sabe muy bien que su actuación dentro del añejo medio es ejemplar, del cual siempre se ha resurgido como muy pocos podrían, con errores que poco pueden compararse con la sublime tarea que fue subsistir dentro de reglas de juego tan complejas y sacarles provecho, a pesar de la excelsa soledad. Aún así no hay porque confiarse, debo seguir avanzando; y acorde a mis corolarios, no puedo insistir en el pasado y además no puedo enceguecerme con sueños del futuro incierto. Lo importante es concentrar mi mente en el momento presente… Esa abstracción que tanto me viene costando, por añorar tanto inciertos ideales, por hacer odas al vacío, tratando de darle forma a la posteridad, lo cual es sentarse a moldear a la nada. Ya es momento de añorar menos esperando a que tomen forma mis anhelos, y simplemente exprimir el presente y sus consecuencias instantáneas producto de bifurcaciones visibles e invisibles, que mantienen el entorno intacto.

Además necesito volver a concentrar y disipar con intensidad las energías acorde a las circunstancias del día a día; el resto son lecciones aprendidas, de las cuales puedo decir que a diferencia de muchos, he aprendido con gran fortaleza, jamás mostrándome como esos desgastados enclenques que sufren por limitadas experiencias, de las cuales solo han sacado formas de apuntalar su ensimismamiento en esa excreción que llaman inconsciente, la cual es el motor de su retardado andar.

A veces hay que ser duramente pragmático para atentar contra esas partes mal establecidas en lo cotidiano. La diferencia está en que pocos podemos y disfrutamos hacerlo XD.

Comments

Popular posts from this blog

Approach to knowledge building through debate during the age of information

We all die in doubt

Fear and life goals