Freeway


Ha llegado el momento de conclusiones y puntos culminantes en mi existencia; las ataduras de mi devenir dan visos de rotura, y mi vida empieza a acelerarse, avizorando después de mucho tiempo un freeway delante de mí…

Que todas las ataduras se destrocen, mientras empiezo a lanzar por todos lados el lastre que vaya quedando, sin importar a quien le caiga encima, porque es momento de atravesar la freeway. He pasado mucho tiempo en rumbos definidos, por ello hoy más que nunca anhelo con todas mis fuerzas salir a la gran avenida y disfrutar como se destrozan las amarras, riendo mientras los costales de balasto caen alrededor de la gran carretera… y a pesar de querer desecharlo todo, y tomar un ritmo vertiginoso y sin control, voy a dejar solo poco lastre conmigo que me permita mantener una buena velocidad y asi poder observar las rutas que tengo enfrente; no quiero que pasen demasiado rápido, para ver cuál es la que más me conviene seguir...

Porque todas las ataduras se empiezan a romper… ¡que se destrocen ya! y me dejen continuar con mi locura, porque me encanta saber que mi destino se va a vender al mejor postor, al sueño que mas anhele en el tiempo que deba ser; y yo deba tomar un rumbo nuevamente… Pero ahora quiero vivir en la gran carretera, dejando el lastre atrás, compadeciéndome de la gente y sus cadenas, pues para mí no es el momento de vivir con ellas… Es momento de poder llegar a otro freeway en mi vida… casi una década he pasado dentro de las pequeñas calles.

Toda mi energía le pide al universo que rompa mis ataduras, y me permita botar el lastre, sin importar a quien le caiga, porque quiero llegar a la gran carretera, y vivir su velocidad hasta llegar al deleite de cada instante en mi fugaz existencia…

Comments

  1. hay que vivir con el menor lastre posible.

    ReplyDelete
  2. creo que tú y yo estamos en momentos muy parecidos...la freeway también me llama

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

El Papa Francisco toma las riendas de una iglesia desorientada

Approach to knowledge building through debate during the age of information

We all die in doubt