Corolario III


“..No existia ningun deber, ninguno, para un hombre Consiente, excepto el de buscarse a si mismo, afirmarse en su interior, tantearse un camino hacia adelante sin preocuparse de la meta a que pudiera conducir…


…Se podía llegar a poeta o a loco, a profeta o a Criminal; eso no era asunto de uno: a fin de cuentas, carecia de toda importancia. Lo que importaba era encontrar su propio destino, no un destino cualquiera, y vivirlo por completo. Todo lo demas eran medianias, un intento de evasión, de buscar refugio en el ideal de la masa; era amoldarse; era miedo ante la propia individualidad…”

Comments

Popular posts from this blog

El Papa Francisco toma las riendas de una iglesia desorientada

¿Será que ese es mi futuro?

Conexiones...