El Zaratustra de Nietzsche.


"Thoughts are the shadows of our sensations - always darker, emptier, simpler than these."

Friedrich Nietzsche

Largo tiempo transcurrió antes de poder terminar tus páginas. Fuiste el cuarto libro escrito por Nietzsche que llegó a mis manos; confuso como ninguno, sin secuencia ni continuidad, simplemente divagando… fruto del delirio en su clímax de tu autor.

Algunos dicen que la genialidad y la locura sólo se diferencian por los logros alcanzados… frase que plasma claramente el Nietzsche que se describe en las líneas de sus libros; amado por unos, odiado por otros, pero nombrado por todos. Recuerdo la primera vez que llegó tu Anticristo a mi vida, no podía creer la genialidad de sus letras, extasiado en instantes por sus ideas, asombrado… cambiando y derrumbando mi teoría sobre la vida, sintiendo a la vez miedo y duda, porque el mundo como lo conozco en estos días recién empezaba a mostrarme su imagen…

Nadie hasta ahora ha salido tanto del status quo actual y elevarse a tal punto de poder verlo todo desde sus bases, raíces profundas y gruesas pero podridas en su mayoría, las que solo pueden sostener esa mole regordeta y fofa que se mantiene desparramada en el ahora, dominado al andar de las personas. Esas palabras en extremo duras sobre el modus vivendi actual de todos tus libros me calaron hondo, abriendo mi percepción sobre la historia de este sistema actual, lleno de frases débiles y máximas que nadie cumple.

No totalmente de acuerdo contigo, me hiciste dudar que quizás la única forma de acabar con la decadencia es con esas medidas drásticas descritas en tus letras, quizás es más humano dejar que la decadencia sucumba dentro de su podredumbre, logrando una piedad más elevada y terminando con existencias sin sentido, para luego lograr un sistema más terrenal, con seres distintos, seres superiores… El superhombre, ser enemigo como tu de la pesadez, fruto de la declaración que dios está muerto, enemigo del más allá, apasionado como nadie por la vida, ente más allá del bien y del mal, creando su moral al andar y de sus propias vivencias, sin retórica ni ideales definidos, sino saboreando cada instante de su eternidad… porque para ti todo es eterno, pues como profesaba Zaratustra estamos destinados a la fatalidad del eterno retorno, filosofía superior que nos obliga a buscar al superhombre, el cual es el único capaz de hacernos llegar a la máxima existencia, la cual se repetirá por siempre. Nadie más apasionado por la realidad que tu, a tal punto de crear tu filosofía basada solo en ella, y dando teorías para llegar a disfrutar en grado infinito la existencia, preocupándonos únicamente en lo coetáneo y descartando absolutamente toda idea de un más allá, para no dejarnos seducir de tener una vida mejor luego del ahora, sucumbiendo en la decadencia. He aprendido esa pasión por la vida, y la trato de profesar a diario.

Comments

Popular posts from this blog

Approach to knowledge building through debate during the age of information

We all die in doubt

Fear and life goals