Aventuras en mi conciencia mientras sueño 1


El viernes pasado fue realmente especial. Por bellos azares de la vida encontré información sobre el "Sueño Lúcido", del cual no había logrado indagaciones claras previas. Luego de leer el reportaje me quedé extasiado, me maravillé enterarme sobre este mundo mágico; ni más ni menos que un cuento de hadas en la realidad. Lo sorprendente de esta historia de fantasía es que es un hecho comprobado científicamente.

Al seguir leyendo el reportaje, me di cuenta que varias veces existen "fenómenos asociados" al sueño lúcido, uno de ellos es la "parálisis del sueño"; la cual he vivido previamente en algunas ocasiones a lo largo de mi existencia actual.

El tema recorrió mi cabeza el resto del día, incluso en la noche no podía dejar de pensar en poder realizar todas estas experiencias mientras duermo. Me mantuve despierto hasta las 3 am, tratando de meditar, relajarme, hasta entrar en un estado de calma. Los resultados fueron increíbles, pues pude tener mi primera serie de sueños lúcidos; fueron seis en total, de los cuales quiero mantener constancia escrita de tres de ellos.

Al principio, mientras empezaba a quedarme dormido, sentía un cosquilleo en mi frente, acto seguido empezó mi sueño. Todo transcurría normal dentro del mismo, hasta que, ¡simplemente empecé a tener conciencia plena dentro del sueño!, vi mis antebrazos y me di cuenta que eran mucho más pequeñas de lo habitual, y tenían un color más cobrizo, además estaba puesto un poncho de color blanco con una raya café en las esquinas. Divisé a mi alrededor y me encontraba afuera de una casa, en un pueblo de aspecto similar al centro de Quito, sólo que con casas más humildes, pero todas con aspecto de haber sido construidas recientemente. Había sentado un anciano en la vereda, de aspecto taciturno. Entré a la casa más cercana en busca de un espejo para poder ver mi aspecto; cuando lo encontré me quedé pasmado; yo era un niño indígena de rostro alegre, de amplia y bella sonrisa, con las mejillas rojas, y con brillantes ojos negros; tenía más o menos diez años de edad. Me sentí feliz de poder vivir esa experiencia, así que decidí salir a dar una vuelta por el pueblo.

Mientras caminaba me sentía extremadamente alegre, empecé a dar pequeños brincos mientras recorría las calles empedradas, me fijaba en la fachada de las casas y el entorno en general. Me mantuve dando vueltas por mucho tiempo, quizás horas, hasta que recordé algo como un sueño; recordé a alguien que estaba dormido, en una realidad distinta, más borrosa, (ya que en mi estado de vigilia tengo cierta medida de miopía), y que era parte de mi; al advertir esa sensación enseguida la descarté, lo tomé como algo sin importancia y seguí dando brincos sin dirección en particular. Luego me empezó a molestar algo, quería recordar mi pasado y no tenía ningún recuerdo, ninguna idea, lo cual me empezó a preocupar, me quedé parado y traté de recordar algo... pero nada. Algo en mi interior me dijo que me fije en mis manos; al verlas me espanté porque estaban sumamente borrosas, y en mi mano derecha tenía un dedo de más. Acaba con este método de recobrar mi conciencia. Este procedimiento lo he leído previamente como parte del test de realidad. Acto seguido recordé que si estaba soñando iba a poder atravesar los dedos de una de mis manos en la palma de la otra, lo cual se dio, entonces desperté. Este sueño forma parte viva de mis recuerdos, como cualquier vivencia anterior en mi estado de vigilia.

Luego tuve, entre otros, dos sueños que despertaron mi atención, en uno desperté en un cuarto que estaba lleno de libros, habían seis personas, ellos me preguntaban acerca de porque estaba allí, yo les decía que estaba dentro de un sueño lúcido, al mismo tiempo vi a uno de ellos mirándome con cariño. No recuerdo claramente la conversación que tuve con ellos. En un distinto sueño en cambio intenté volar, pero sólo pude levitar.

He pasado toda esta semana tratando de volver a tener sueños lúcidos sin buen resultado; hasta el día de hoy, cuando volví a soñar consciente. Mi sueño de hoy no fue nada espectacular como la primera vez, pero, al menos se que si algo sólo pasa una vez, es probable que no vuelva a pasar, en cambio, si pasa dos veces, es muy probable que suceda una tercera...

Comments

Popular posts from this blog

Approach to knowledge building through debate during the age of information

We all die in doubt

Fear and life goals